martes, 30 de octubre de 2007

Vivir sola. Desde ojos inocentes.

Vivir sola es:
-Llenar la cubetera.
-Bailar sola.
-Comer pan con manteca en el mismo lugar donde se cometen acciones privadas de los hombres que de ningún modo ofenden al orden y a la moral pública ni perjudican a un tercero.
-Sorprenderte con tus capacidades (culinarias, técnicas, artísiticas)
-No tener que esconder nada.
-Encontrarte hablando del clima con una vieja, mientras pagás la factura de luz.
-Comprar en el súper todo lo que quieras, porque ya no hay nada que negociar.
-Hacer relaciones con los vecinos a niveles a gusto.
-Tomar tantas tazas de leche con cacao como quieras.
-No pedir permiso para ir a jugar con nadie ni para traer a nadie a jugar.
-Que un día bajo el anuncio de un posible aumento de alquiler, te recuerden que ninguno de esos ladrillos es tuyo.
-Buscar exhaustivamente por bazares, todo x$2 y demases hasta encontrarte un cenicero cómodo.-Enfrentar sola el miedo a los murciélagos.
-Descubrir que la cinta adhesiva no funciona como cera.
-Elegir la mesa ratona del modelo que te guste.
-Enterarte que el vecino de al lado es percusionista y alegrarte por semejante suerte que te toca en vivo todas las tardes.
-Leer sin interrupciones más que las de fumar, tomar mate o mirar pasar las nubes.
-Descular el tiraje de la hornalla.
-Tomar mate con la yerba que quieras.
-Rentar cepillos dentales ajenos para no sentirte tan sola.