sábado, 30 de octubre de 2010

ay si supieras las horas, qué buenas horas las horas que ví pasar

me deprimen las horas que mueren

Nada me tajea más el cuero que ver una hora morir.